Dolencias

y síntomas

Oído

  • OTORREA: salida de pus fuera del oído (por el conducto auditivo externo).
  • OTORRAGIA: salida de sangre fuera del oído.
  • ACÚFENO/TINNITUS: sonido o ruido que la persona percibe sin que haya nada externo que lo provoque (nada que ver con las “voces” que oyen algunos enfermos psiquiátricos”.
  • OTALGIA: dolor de oído.
  • OTALGIA IRRADIADA: dolor de oído cuya causa está fuera del oído.
  • VÉRTIGO: sensación de giro de objetos externos o del propio cuerpo sin que realmente haya nada rotando.
  • HIPOACUSIA: disminución de la capacidad auditiva.
  • PARACUSIA: alteración de la percepción auditiva (de la intensidad, el tono o la localización).

    Hay varios tipos:

    - Autofonía: sensación de que la propia voz “retumba” o suena más fuerte en alguno de los oídos.

    - Diploacusia: percepción de dos tonos diferentes, generalmente uno de ellos anómalo, cuando hay un estímulo auditivo. Esto lo perciben muy bien los músicos.

    - Paracusia de Willis: en la otoesclerosis y otras hipoacusias transmisivas, consiste en oir mejor en lugares ruidosos (se debe a que el paciente no percibe el ruido ambiental, sus compañeros si, y por eso hablan más alto y el paciente los oye mejor.

Fosas y senos paranasales

  • OBSTRUCCIÓN NASAL: insuficiencia respiratoria nasal (IRN). Obstáculo a la entrada de aire a través de la nariz. Puede ser bilateral o de predominio de un lado. Puede ser alternante (por el ciclo nasal).
  • CICLO NASAL: la mucosa nasal está más hinchada fisiológicamente en una fosa que en otra. Esto va cambiando cada cierto tiempo (30-90 minutos).
  • RINORREA: salida de secreciones a través de las fosas hacia el exterior (rinorrea anterior), o a través de las coanas hacia la garganta (rinorrea posterior). Puede ser acuosa (hidrorrea), translúcida y de consistencia gel (rinorrea hialina), o purulenta (colocación amarillenta y/o verdosa).
  • HIPOSMIA Y ANOSMIA: defecto parcial/ausencia completa del sentido del olfato. Afecta también al gusto (hipogeusia/augeusia).
  • EPISTAXIS: salida de sangre a través de las fosas nasales y/o de las coanas. Si la rotura del vaso sanguíneo se produce en la zona anterior, se llama epistaxis anterior. Si es en la zona posterior (art. esfenopalatina), epistaxis posterior.
  • RINOLALIA CERRADA: voz “tomada”, típica del resfriado.
  • RINOLALIA ABIERTA: voz “gangosa” que aparece cuando hay excesiva resonancia en la nariz (p.ej. paladar hendido).
  • CREPITACIÓN OSEA: crujido palpable y a veces audible en casos de fractura de huesos propios nasales.

Cavidad oral y faringe

  • TRISMUS/TRISMO: imposibilidad de abrir la boca por contractura de los maseteros.
  • ODINOFAGIA: dolor al tragar.
  • FARINGODINIA: dolor faríngeo. Se usa más en idiomas como el italiano.
  • DISFAGIA: dificultad para deglutir sólidos y/o líquidos. Puede originarse a nivel oral, orofaríngeo o esofágico.
  • HEMOPTISIS: expulsión de sangre a través de la boca con la tos. Si no es a través de la tos, debemos hablar de hemorragia oral o faríngea a secas.
  • LEUCOPLASIA: mancha o placa blanquecina localizada en mucosa (un pequeño porcentaje son displásicas e incluso malignas).

Laringe

  • DISFONÍA: alteración de la calidad de la voz. Coloquialmente en España como “voz ronca” o “ronquera”.
  • AFONÍA: desaparación de la capacidad de fonación.
  • ODINOFONÍA: dolor al hablar o fonar (nódulos vocales, úlceras vocales…).
  • DIPLOFONÍA: emisión de dos entonaciones distintas y simultáneas al fonar.
  • DISNEA: dificultad respiratoria subjetiva. Cuando es de origen laríngeo suele existir estridor.
  • ESTRIDOR: ruido agudo originado por la estrechez de alguna de las zonas de la laringe, generalmente por tumor o por inflamación. Si ocurre en supraglotis y glotis, el estridor es inspiratorio. Si la estrechez es subglótica, el estridor es respiratorio, o inspiratorio + espiratorio (bifásico).
  • FARINGOLALIA: voz “en patata caliente”. Es una voz opaca, amortiguada, que no impresiona de “ronca”, pero que tiene esa resonancia especial y ahogada.

Cuello

  • ADENOPATÍA: literalmente, trastorno inespecífico de un ganglio linfático, aunque se usa habitualmente para referirse a un aumento del tamaño del ganglio.
  • ADENITIS: inflamación ganglionar que cursa con signos inflamatorios.
  • MASA CERVICAL: cualquier abultamiento, aunque se usa este término para referirse a lesiones ocupantes de espacio y palpables desde el exterior y que no parecen ganglionares.
  • CRAQUEO LARÍNGEO: crujido palpable (y a veces audible) que aparece al mover lateralmente el esqueleto laríngeo. Está ausente en tumores hipofaríngeos y laríngeos avanzados.
  • CREPITACIÓN AÉREA: sensación palpatoria debida a la presencia de aire en el espesor de los tejidos (enfisema subcutáneo). Puede ocurrir en fracturas de laringe o en traqueotomizados (si al toser el aire no sale libremente por la cánula, puede penetrar subcutáneamente).